Comercio Electrónico, Cuidados, Ventajas y Riesgos

Por: Claudia Salmerón de Escalante

Quizás usted se ha preguntado qué es y para qué sirve el comercio electrónico o tal vez ya lo sabes y éste no le brinda la confianza necesaria para realizar sus transacciones, por tal motivo, mediante el presente artículo brindaremos una definición del mismo y comentaremos algunas ventajas, riesgos y cuidados que pueden considerarse al hacer uso del comercio electrónico.

El comercio electrónico o e-comerce es una metodología moderna para hacer negocios que detecta la necesidad de las empresas, comerciantes y consumidores de reducir costos, mejorar la calidad de los bienes y servicios, así como para la mejora en el tiempo de entrega de dichos bienes o servicios.

En El Salvador, el comercio electrónico es una realidad desde hace vos años, ya que clientes desde nuestro país perfectamente pueden ordenar libros, artículos para bebés y de oficina, por medio de Internet, a cualquier proveedor en el mundo o hacerlo localmente, dado que algunos almacenes ya permiten hacer compras en línea; empresas de telefonía ofrecen recarga de saldo en sus páginas web o enviando mensajes de texto en donde autoriza el cobro de algún servicio, entre otras compras que pueden realizarse.

De lo anterior se advierten algunas ventajas muy puntuales: Para los clientes, permite el acceso a más información sin salir de casa y sin preocuparse por horarios de atención, facilita la comparación de precios en el mercado, disminuye costos y precios de bienes y servicios y facilita su adquisición, ahorro de tiempo en la operación por obviar el traslado presencial, entre otros. Para las empresas: Mejora su red de distribución, contacto entre proveedores y consumidores de manera directa e inmediata, reduce canales de comercialización, disponibilidad 24 horas de los web sites de los proveedores, entre otros.

Por otra parte, no podemos ignorar los riesgos del comercio electrónico, derivados tanto de la tecnología como de la naturaleza interactiva de dichas operaciones, por lo que citaremos algunos de esos riesgos: entorno empresarial y tecnológico cambiante, potencial fragilidad en la seguridad y privacidad de los compradores que se traduce en fraudes; no recibir el producto comprado, así como el riesgo en aspectos sociales, políticos y legales de cada país donde un proveedor ofrece sus productos o servicios, entre otros.

Con base a lo ya mencionado, le brindamos entonces algunas consideraciones que debe tomar en cuenta al utilizar el comercio electrónico: Siempre utilizar una computadora segura y realizar la operación de un lugar seguro, hacer uso de una clave de seguridad fuerte, es decir, con muchos caracteres y de preferencia alfanumérica, verificar si la tienda o el web site es confiable, verificar las condiciones de la compra y posteriormente guardar toda la información relacionada a la misma, verificar la reputación del vendedor, y lo más importante, si desconfía de algo, no compre!!!, así de simple.

Si en la operación sucede algún problema, se sugiere ponerse en contacto con el proveedor, sino logra contactarlo, se debe utilizar el sitio de quejas del mismo y también es importante, dejar un comentario sobre tu experiencia con el proveedor en su sitio web para alertar a otros, en caso que la experiencia no haya sido la mejor; finalmente, si no puedes solucionar el problema o el proveedor no te brinda respuesta, se deben activar los mecanismos de Defensa del Consumidor, que ahora están incluidos en la Ley de Protección al Consumidor para proteger los derechos de los consumidores que compran bienes y servicios por medio de plataformas electrónicas, a fin de procurar el equilibrio, certeza y seguridad jurídica en sus relaciones con los proveedores.

 

Deja un comentario





X